La ingeniería española TSK ha recibido el encargo para construir una de las mayores plantas solares híbridas del mundo de 800 megavatios (MW) en Marruecos, con un presupuesto de unos 700 millones. TSK, entre los mayores instaladores de este tipo de tecnología, ha sido seleccionada por el consorcio formado por la eléctrica francesa EDF, la compañía Masdar de Abu Dhabi y la empresa marroquí Green of Africa.

El proyecto adjudicado a TSK consta de una planta híbrida fotovoltaica-termosolar, que sumará 800 MW de potencia instalada, con un mínimo de cinco horas de almacenamiento. La central se encuentra a 20 kilómetros de la ciudad de Midelt, en el centro del país. La ejecución del proyecto comenzará en el tercer trimestre de este año y la puesta en servicio será en 2022.

El proyecto contará con la financiación de entidades como el Banco Alemán de Desarrollo KFW, el Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo (BAD), el Banco Europeo de Inversiones (BEI), la Agencia Francesa de Desarrollo, la Comisión Europea y el Clean Technology Fund.

TSK ha cerrado 2018 con unas ventas de 1.107 millones de euros, un 15 % más, y con un beneficio neto de 23 millones de euros, lo que significa un crecimiento del 53 %.