Brookfield, que ha encargado la venta de las centrales termosolares que adquirió en Saeta Yield, negocia su venta con Q Energy. Brookfield –que lanzó una opa por Saeta Yield, la antigua firma de renovables de ACS, en 2017– planteó el año pasado una rotación de sus activos en España. Y ha encomendado a Bank of America y a Banco Santander la venta de sus 350 MW en energía termosolar en España.

El proceso ha atraído el interés de múltiples fondos de infraestructuras y de pensiones que ya han remitido las primeras ofertas sobre estos activos y se prevé que el proceso concluya incluso durante este mismo mes de enero.

Uno de ellos es la plataforma de renovables Q Energy, que se dedica a adquirir y vender plataformas de renovables, según indican fuentes financieras. Así lo hizo recientemente con 73 plantas fotovoltaicas, con capacidad por 216 megavatios, por más de 1.000 millones al fondo canadiense CDPQ, que entró así en el mercado español. Este nuevo actor es ahora el dueño de estos activos, mientras que Q Energy retiene su gestión.

Esta plataforma opta ahora por lanzarse a por estos activos, después de quedarse descabalgado del proceso estrella de 2020, la venta de T Solar. Q Energy llegó a la fase final, pero terminó perdiendo frente a Cubico. En este proceso participaron también Naturgy, China Three Gorges, CPPIB y Sonnedix. Las fuentes consultadas apuntan a que los fondos que se quedaron apeados en ese proceso opten por los activos de Brookfield, si bien Naturgy ya ha decidido poner el foco en EE UU, donde acaba de adquirir la firma Hamel Renovables.

El precio de ambos activos es similar. Brookfield ha tasado en unos 400 millones sus siete plantas termosolares, junto con una deuda asociada de más de 1.000 millones. Se trata de las cinco plantas que adquirió con la opa de Saeta Yield, más otras dos que adquirió en febrero del año pasado por 116 millones y unos 100 MW de capacidad.

Tras haber refinanciado los 380 millones de deuda de Saeta Yield el año pasado, Brookfield se agarra a la nueva normativa de energías renovables para exprimir estos activos de cara a su venta. El Gobierno garantiza una rentabilidad del 7,09%. Los activos que retendrá Brookfield en España, tanto los eólicos (con presencia en España, Portugal y Uruguay) como los fotovoltaicos, tienen una rentabilidad del 7,39%.

Estos dos últimos negocios es donde pretende centrarse Brookfield en España. De hecho, en 2018 se hizo con el 50% de X-Elio, compañía que comparte con KKR.

También ha transferido desde esta sociedad a Saeta Yield 45 MW en fotovoltaica a cambio de 2,5 millones de euros.