La nueva legislación tarifaria, el rendimiento comprobado de las centrales termosolares y la creciente necesidad de almacenamiento para integrar la energía eólica y fotovoltaica, está aumentando la confianza de los inversores en la energía termosolar concentrada, han puesto de manifiesto varios inversores en New Energy Update.

Como ejemplo de este interés, los inversores destacaron el ejemplo de la operación del fondo de inversión británico Cubico Sustainable Investments  al adquirir la termosolar Arenales de 50 MW en Sevilla, al Fondo de Infraestructura PanEuropean. Esta adquisición ha ampliado la cartera termosolar de Cubico a 150 MW después de la compra de Andasol 1 de 50 MW y Andasol 2 de 50 MW en 2017 y es la última de una serie de reventas de termosolares en España.

Como uno de los primeros líderes en la implantación de la termosolar, España ha instalado 2,3 GW de termosolar. Desde 2018, Terraform Power ha adquirido 350 MW de capacidad española de termosolar, mientras que Credit Suisse Energy Infrastructure Partners compró recientemente una participación del 49 % en la cartera termosolar de 250 MW del inversor ContourGlobal.

Después de varios años de incertidumbre en el mercado, la nueva legislación tarifaria y el sólido desempeño de la termosolares han aumentado la confianza de los inversores en la termosolar, según New Energy Update.

“España tiene ahora una regulación estable que proporciona a los inversores visibilidad a largo plazo, confianza y reglas claras del juego», dijo David Esteban, vicepresidente de EMEA en Atlantica Yield. Atlantica Yield tiene una participación del 100% en 10 termosolares españolas y participaciones mayoritarias en otras dos instalaciones para una capacidad total de 681 MW. Las termosolares tienen un plazo promedio de ingresos garantizados restantes de 17,7 años.

Los inversores también ven un valor de futuro en el almacenamiento de la termosolar a medida que crece la penetración de energía fotovoltaica y eólica. El Gobierno español se está preparando para establecer objetivos ambiciosos de energía fotovoltaica y eólica y quiere reavivar la construcción de termosolares, duplicando su capacidad de 2,3 GW a 4,8 GW para 2025 y alcanzando 7,3 GW en 2030.

“La estabilidad en la red que ofrece la termosolar más el almacenamiento térmico con sales fundidas estimulará el desarrollo de nuevas capacidades y está detrás de las transacciones que estamos viendo en este momento en la cartera operativa de España”, dijo Esteban.

España fue pionera en tecnología termosolar, pero la construcción de nuevas plantas en territorio nacional se paralizó en 2013 después de que el gobierno modificase la legislación y reemplazara las tarifas de alimentación por pagos regulados basados ​​en el valor de los activos para recuperar su déficit eléctrico.

Aplicado de manera retroactiva, el gobierno estableció una «tasa razonable» de rendimiento del 7,4% durante la vida útil del proyecto, basada en una prima a las tasas de bonos españoles. Anteriormente, las termosolares habían tenido tasas de rendimiento superiores al 10%. De hecho, esta medida provocó una gran cantidad de demandas, por ejemplo, la de Antin Infrastructure Partners, entonces propietario de las termosolares Andasol I y II, que había basado sus inversiones en un rendimiento del 15 %.

Fuente: Energías Renovables