Europa lidera las invenciones energéticas mundiales, sobre todo renovables, aviación y tren. Sigue Japón, centrado en baterías, y EEUU. 

La innovación es un indicador de cuál es el punto tecnológico en el que se encuentra la ciencia para poder hacer frente a la amenaza climática y España es el noveno mayor contribuyente de patentes en energías limpias de Europa, el 15 en el ranking mundial. Lidera los avances en energía solar térmica, eólica y oceánica.

Eso es lo que destaca el informe “Patents and the energy transition” de la Oficina Europea de Patentes (EPO) y la Agencia Internacional de la Energía (AIE). En la última década, las patentes en tecnologías energéticas con baja emisión de carbono han aumentado más rápidamente que en combustibles fósiles en todo el mundo.

Sin embargo, el sector energético solo alcanzará emisiones netas cero si hay un impulso global significativo para acelerar la innovación, algo que no está ocurriendo. Según Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE, “casi la mitad de las reducciones de emisiones para conseguir las cero emisiones netas en 2050 deberán provenir de tecnologías que aún no están en el mercado”.

“Estudiar cuál es el grado de patentes que existen te muestra cuáles son las tendencias”, explica a Invertia Luis Berenguer, director de Comunicación de la EPO. “A principios de siglo, los investigadores estaban centrados más en energías o tecnologías relacionadas con combustibles fósiles, pero todo ha cambiado, sobre todo desde 2016 y, de hecho, el crecimiento de invenciones ‘verdes’ se ha duplicado”.

Tiene sentido, “el objetivo de alcanzar las emisiones cero netas en 2050 o los planes europeos, más aún ahora con el Green Deal Europeo, ha impulsado el cambio de tendencia”. Pero no solo son decisiones políticas, también empresariales.

Durante el último año, muchas de las economías y empresas más grandes del planeta se han comprometido a eliminar su contribución a las emisiones de gases de efecto invernadero para mediados de este siglo o poco después. Estas promesas de cero neto de los países representan más de la mitad de la economía mundial y alrededor de la mitad de las emisiones de CO2 derivadas del uso de combustibles fósiles, señala el informe.

Las tecnologías que todavía se encuentran en la fase de prototipo o demostración representan alrededor del 35% de las reducciones acumuladas de emisiones de CO2 necesarias para cambiar a un camino sostenible.

Y es que el promedio anual de crecimiento de las invenciones en energías limpias en 2017- 2019 se ha ralentizado hasta un 3,3% en comparación con el 12,5% del período 2000-2013.

En este contexto, las empresas e institutos de investigación europeos siguen liderando el ránking en solicitudes de patentes con el 28% (12% solo en el caso de Alemania) de todas las Familias de Patentes Internacionales en estas tecnologías en la última década (2010-2019). Les siguen los solicitantes japoneses (25%), estadounidenses (20%), surcoreanos (10%) y chinos (8%).

Europa ocupa el primer lugar en la mayoría de los campos de energía renovable, y es particularmente fuerte en algunos sectores de uso final como el ferrocarril y la aviación.

Japón es líder en tecnología de vehículos eléctricos, baterías e hidrógeno, y EEUU tiene una ventaja tecnológica en aviación, biocombustibles y captura de carbono. Las principales fortalezas de Corea del Sur recaen en las baterías, la tecnología solar fotovoltaica y la eficiencia energética en la producción industrial y el sector de las TIC, mientras que China también está especializada en TIC.

Posición de España

España está en el pelotón principal a la hora de innovar en tecnologías limpias. Entre 2010 y 2019 ha ocupado el noveno lugar en Europa y el 15 a nivel mundial.

Entre 2015 y 2018, el 10% de todas las patentes internacionales presentadas por empresas e inventores españoles en todas las tecnologías relacionadas con las tecnologías energéticas bajas en carbono. La tasa media de crecimiento de las patentes internacionales en España en esas tecnologías entre 2000 y 2019 fue del 9,6% anual.

Las empresas e inventores españoles presentaron la mayoría de patentes internacionales en los campos de la energía solar térmica, la energía eólica, la edificación, la energía solar fotovoltaica y los productos de consumo. Esto indica que España está más especializada en las áreas de energía solar térmica, energía eólica y energía oceánica.

La lista de los principales solicitantes españoles de patentes de tecnologías energéticas bajas en carbono (2000-2019) la encabezó Abengoa con 195 Familias de Patentes Internacionales, seguida de un gran número de universidades e instituciones públicas de investigación: la agencia estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, (53), la Universidad Politécnica de Madrid, UPM, (50), la Universidad Politécnica de Valencia, UPV, (40) y la Universidad de Sevilla (35).

Mayor electrificación

Las nuevas tecnologías apoyan un cambio hacia una mayor dependencia de la energía eléctrica en una amplia gama de sectores, con soluciones más orientadas al consumidor y recursos más distribuidos.

El motor principal de la innovación en la última década ha sido el aumento de las tecnologías relacionadas con los vehículos eléctricos, impulsado en gran medida por los avances en las baterías recargables de iones de litio. Esta tendencia también se refleja en el ranking de empresas líderes en tecnologías energéticas bajas en carbono desde 2000, que incluye seis empresas automotrices y seis de sus principales proveedores de baterías.

“La transición energética necesaria para mitigar el cambio climático presenta un desafío de enorme escala y complejidad”, afirma el presidente de la EPO, António Campinos. “Este informe es una clara llamada a la acción para intensificar la investigación y la innovación en nuevas tecnologías energéticas con bajas emisión de carbono y mejorar las existentes”.

Fuente: Invertia – El Español