En el mes de agosto, la generación procedente de tecnologías renovables ha representado el 31% de la producción, de la que un 3,6% ha correspondido a la termosolar. Por tecnologías, la producción eólica en agosto ha alcanzado los 3.275 GWh, un 9,1% inferior a la del mismo mes del año pasado, y ha supuesto el 16,2% de la producción total, mientras que las fuentes de generación que más han aportado durante el mes han sido la nuclear (25,2%) y los ciclos combinados (17,4%). La eólica cubrió el 16,2%, el carbón el 14,8%, la cogeneración el 10,5%, la hidráulica el 5,3%, y la solar fotovoltaica el 4%.

El 55,9% de la producción eléctrica de este mes procedió de tecnologías que no emiten CO2.

En lo que va de año, el 23,3% de la generación ha procedido de la nuclear, el 19,5% de la eólica, el 16,6% del carbón, el 11,9% de los ciclos combinados, el 11,3% de la cogeneración, el 8,6% de la hidráulica, el 3,5% de la fotovoltaica y el 2,5% de la termosolar. Las centrales termosolares llegaron a cubrir en algún momento de ese periodo el 10% de la demanda y en muchas ocasiones en los meses de verano superaron el 8% de cobertura.

La demanda peninsular de energía eléctrica en agosto se estima en 21.780 GWh, un 1,5% superior a la registrada en el mismo mes del año anterior. Si se tienen en cuenta los efectos del calendario y las temperaturas, la demanda peninsular de energía eléctrica ha aumentado un 1,6% con respecto a agosto del 2016.

En los primeros ocho meses del año, la demanda peninsular de energía eléctrica se estima en 169.205 GWh, un 1,1% más que en el 2016. Una vez corregida la influencia del calendario y las temperaturas, la demanda de energía eléctrica ha aumentado un 1,4% respecto a la registrada en el año anterior.