La generación de energía termosolar está logrando un progreso tangible en China, y el sector pronto será parte integrante del sistema de energía actual del país, han afirmado diversos expertos y analistas.

El año pasado, se pusieron en marcha en China tres grandes proyectos de termosolar, con una capacidad instalada de 200 megavatios en total. Un planta de CSP comercial en Delingha, provincia de Qinghai por China General Nuclear Power Corp; una termosolar de 100 megavatios en Dunhuang, provincia de Gansu, por Beijing Shouhang IHW Resources Saving Technology Co Ltd, y una central de 50 MW en Delingha de Helius New Energy Co Ltd y Zhejiang Supcon Solar Technology Co Ltd.

Según el periódico de la industria China Electric Power News, es probable que se pongan en marcha seis proyectos de termosolar este año.

Los proyectos se encuentran entre el primer lote de 20 centrales de termosolar aprobadas por el regulador de la industria, la Administración Nacional de Energía, con una capacidad instalada planificada que asciende a 1,35 gigavatios.

Las políticas preferenciales del gobierno ayudaron a asegurar el apoyo financiero a estos proyectos. De acuerdo con la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, los proyectos de CSP que se pusieron en operación el 31 de diciembre de 2018, pueden disfrutar de un precio de venta fijo de 1,15 yuanes (17 céntimos de dólar) por kilovatio, al comerciar con compañías de la red. El precio se considera un movimiento alentador para las compañías de CSP, ya que el precio promedio de la energía comercializada (con las compañías de la red) en 2017 fue solo de aproximadamente 0,38 yuanes por kilovatio-hora, según datos oficiales.

“Las centrales CSP tienen grandes beneficios ambientales al ser un tipo de energía limpia en comparación con los combustibles fósiles. Las termosolares también generan más energía estable que las centrales fotovoltaicas”, comentó Han Xiaoping, investigador jefe del sitio web de análisis de energía China5e.

“Además, la termosolar permite la generación de energía durante la noche, ya que las actuales centrales de CSP pueden almacenar el calor del sol y convertirlo en electricidad durante la noche, cuando las personas regresan a casa después de un día de trabajo, generalmente un período pico de electricidad”, añadió Han Xiaoping, que continúo: “Con tres centrales de CSP en operación, y seis más en camino, el desarrollo de China en el sector de la CSP florecerá”.

Wang Jixue, subdirector de nuevas energías en el Instituto de Ingeniería de Energías Renovables de China, consideró que aunque el mercado aún es pequeño en China, se lograran logros tangibles, incluida la innovación tecnológica en teoría y experiencia práctica, en los proyectos, con el apoyo del gobierno. “Reducir los costes de construcción y operación es una de nuestras principales tareas en los próximos trabajos”, afirmó Fan Yuhua, ingeniero jefe de Qinghai Supcon Solar Power Co Ltd, una empresa conjunta de Helius New Energy y Zhejiang Supcon Solar.