Ubicada cerca de la ciudad central de Yazd en el centro de Irán, la nueva central de energía solar concentrada producirá 17 megavatios de energía limpia, según Tarztalab.

Tal y como ha informado la Agencia de Noticias Mehr, esta central de energía única que se está construyendo junto a la Central de Ciclo Combinado de Yazd en un terreno de 40 hectáreas tiene como objetivo desarrollar energía limpia, indigenizar el conocimiento para la construcción de tales plantas de energía térmica, reducir la contaminación ambiental, y aumentar la eficiencia de la Central de Ciclo Combinado de Yazd.

Irán tiene casi 500 MW de capacidad para energía solar fotovoltaica tradicional. Sin embargo, la energía termosolar utiliza una nueva tecnología que permite el almacenamiento del calor del sol para generar electricidad durante horas, incluso por la noche.

Las energías renovables, incluida la energía hidroeléctrica, representan alrededor del siete por ciento de la generación total de energía de Irán, frente al 90 por ciento del gas natural.

Basado en el Sexto Plan Quinquenal de Desarrollo Nacional de Irán (2016-2021), el país apuntaba a un aumento de 5,000 megavatios (MW) en la capacidad renovable para satisfacer la creciente demanda interna y expandir su presencia en el mercado eléctrico regional. Pero en el último año del plan, solo se logró una quinta parte de la cifra.

Se suponía que Irán se convertiría en un centro regional en el campo de la energía en la última década del calendario iraní (marzo de 2011-marzo de 2021), pero la evidencia muestra que el país enfrenta una escasez incluso en el suministro de electricidad dentro del país, un problema que muchos creen que podría lograrse mediante el desarrollo de energías renovables y el aumento de la eficiencia de las centrales térmicas.

Después del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), conocido comúnmente como el acuerdo nuclear de Irán, en julio de 2015, muchas delegaciones extranjeras vinieron a Irán para realizar inversiones y construir plantas de energía renovable en el país.

Sin embargo, tras la reimposición de las sanciones estadounidenses, la inversión extranjera en la industria renovable del país ha caído significativamente.
El Ministerio de Energía ha anunciado recientemente planes para desplegar alrededor de 10.000 MW de nueva capacidad de energía renovable dentro de los próximos cuatro años, además de los casi 1.000 MW que están operando actualmente.

Fuente: Helionoticias.