La Asociación Europea de la Electricidad Solar Térmica (ESTELA) ha mostrado su apoyo a la Comisión Europea en la puesta en marcha del Green Deal y el Plan de Recuperación. Este proyecto de la Comisión constituye un marco de acción importante que afecta a la profundidad y el ritmo de la descarbonización de la electricidad, la industria y el transporte. En esta coyuntura, la industria termosolar europea está preparada para apoyar la iniciativa en el despliegue de soluciones innovadoras de multitecnología, optimizando las inversiones y la financiación.

Las Tecnologías Térmicas Solares Concentradas (CST) son una parte importante de la industria solar europea, que abarca mucho más que la tecnología fotovoltaica. El CST es una tecnología madura, capaz de proporcionar, de forma inmediata, capacidades de almacenamiento masivo. Por lo tanto, debería formar parte de la complementariedad de tecnologías del sector que se ha propuesto, que de hecho integra los activos de todas las energías renovables y disminuye los costes totales de un sistema energético. Esta es la razón por la que los CST son un complemento decisivo para un despliegue mucho más amplio de la tecnología renovable no gestionable (especialmente la fotovoltaica, pero también la eólica) dentro y fuera de Europa, que podrían limitar la esperada contracción del mercado solar europeo.

La licitación de 15 GW de electricidad renovable estimulará indudablemente el mercado. Sin embargo, debería estar dirigida a mejorar o renovar las plantas existentes con el aumento del almacenamiento térmico de estas, no solo a la creación de nuevas plantas de generación. Esto es especialmente importante en el sur de Europa, donde los sistemas eléctricos lograrán capacidades de almacenamiento a costes competitivos, evitando así el uso de combustibles fósiles como respaldo. De hecho, no se limita únicamente al sur de Europa, sino que la energía nocturna a demanda puede exportarse a la zona septentrional de Europa con sistemas de cooperación que ya ofrece la Comisión, o los que se generen a través del futuro Mecanismo de Financiación de Energías Renovables de la Unión Europea.

Sin embargo, para conseguirlo, una de las principales condiciones sería que la Comisión Europea llamara a los Estados miembros a dejar de utilizar el Coste Nivelado de Energía (LCOES) como la única forma de medición a la hora de tomar decisiones de inversión. En cambio, debe introducirse en los procesos de licitación la evaluación del valor añadido de la flexibilidad que ofrece el almacenamiento incorporado en las plantas de CST. Por otra parte, para una correcta descarbonización de la industria, el Fondo de Transición Justa (JTF) debe establecer las condiciones para recompensar el coste y la optimización de la inversión.

El almacenamiento de energía térmica puede ser utilizado directamente en el norte y centro de Europa para modernizar las plantas de energía de combustibles fósiles. De esta forma se evitan las sobreinversiones y se permite un mejor uso de las infraestructuras y conexiones a la red eléctrica ya existentes. Los procesos industriales también pueden descarbonizarse a través del CST a costes inferiores a los que ofrecen los combustibles renovables o los basados en la electricidad, proporcionando y almacenando calor a alta temperatura con un factor de capacidad notablemente alto (7.000h/año).

En este contexto, el uso del ‘gas descarbonizado’ también desempeñará un papel importante en las zonas más difíciles de descarbonizar, a medio y largo plazo. La CST por su parte puede ayudar a ampliar el uso del hidrógeno verde al reducir los costes de su producción.

Por lo tanto, el Green Deal debe ofrecer un apoyo financiero eficiente en el que todas las energías gestionables (termosolar, geotérmica,…) tengan la misma posibilidad de ser elegidas por los inversores. La revisión de la regulación de las redes transeuropeas de energía, los nuevos proyectos cofinanciados por la UE o los proyectos dedicados a la financiación de las iniciativas de investigación y desarrollo deben dar espacio a estas tecnologías. Esto nivelará el campo de juego entre los países de la UE y apoyará la Política Europea de Vecindad dentro de un ecosistema europeo de innovación más ambicioso.