La temida curva de pato ya está en el mercado eléctrico español. Era cuestión de que la energía solar comenzara a tomar forma para que fuese una realidad y es por ello que ya se está viendo en la curva de precios del mercado mayorista ibérico.

Ya van dos fines de semana consecutivos en los que la curva de precios de tanto el sábado como el domingo nos muestra claramente esta curva de pato. Vean las siguientes gráficas de este fin de semana. Para poder ver esa curva de pato es necesario trazar una línea sobre las barras de precios de color verde y azul.

¿Por qué se crea esta curva de precios?

La baja demanda eléctrica de los fines de semana tiene buena parte de culpa, pero a ello hay que sumar la energía producida con renovables. A lo largo del día el precio de la electricidad en el mercado mayorista suele ir de más a menos para finalizar con la mayor punta, tanto de demanda como de precios. Estos días, las horas solares son las de precios más bajos porque con la energía nuclear y las renovables se expulsa a la generación con combustibles fósiles del mix. Por ejemplo, este domingo se ha alcanzado a las 13.20 una cuota de casi el 75% de renovables gracias a la eólica y la energía solar.

Ahora fíjense en la curva de la demanda real (línea amarilla) con la curva de precios del domingo (gráfica anterior). A pesar de tener una menor demanda por la madrugada, el precio era más alto que las horas de la tarde donde el precio es casi cero. Y esto se da gracias a la energía solar. Eso sí, en cuanto el sol desaparece, que encima es el momento que aumenta la demanda, a las 21.00 horas aproximadamente, el precio se dispara. El diferencial pasa de tener entre 0 y 1 euro/MWh a más de 70 €/MWh. La distorsión es enorme y esto trae consecuencias para algunos agentes del mercado. Por ejemplo. Aquellas empresas que tengan cerrado un PPA solar a por ejemplo 40-42 €/MWh tiene un problema importante.

Esto que sucede de precios casi cero en las principales horas solares se irá viendo poco a poco también en los días de diario en cuanto vayan entrando más megavatios fotovoltaicos al sistema. De momento solo se produce el fin de semana. Pero esto es solo el comienzo. Acabará por romperse los contratos a largo plazo porque no salen las cuentas.

Fuente: El Periódico de la Energía

En cuanto la señal de precio cada vez sea más barata en las horas solares, las cuentas de los productores solares ya no serán las mismas y habrá algunos que se piensen desarrollar fotovoltaica cuando ya haya 25 GW instalados. Ahora el sistema español ha superado ya los 12 GW de fotovoltaica y mantiene los 3.500 MW de termosolar. El efecto caníbal ya descuadra los fines de semana.

Otro ejemplo también son las instalaciones de autoconsumo que inyectan energía sobrante a la red. Si la energía sobrante se cobra a precios tan bajos es más complicado rentabilizar la instalación. Es por ello que esta señal hace imperante que se desarrolle almacenamiento energético, tanto a gran escala como behind the meter, detrás del contador, para así poder vender la energía en otro momento que el mercado necesite o sea más cara y así expulsar a los combustibles fósiles del mix. El problema es que de momento las baterías con caras y prácticamente no hay almacenamiento, salvo el bombeo. En definitiva, la curva de pato ya está aquí, y solo acaba de comenzar.