Si bien la Covid-19 ha impactado a millones de organizaciones en todo el mundo, la construcción de la termosolar más grande del mundo en Dubái, conocida como proyecto Noor Energy 1, ha continuado con su construcción.

La central de concentración de energía termosolar (CSP) de 700 MW es “la termosolar en una misma ubicación más grande del mundo, que utiliza una combinación de vanguardia de torre central y canal parabólico para recolectar la energía del sol”, según ha comentado ACWA Power.

“El proyecto de 4.038 millones de dólares incluye una central de torre de 100 MW, tres centrales de canal parabólico (PT) de 200 MW y una capacidad fotovoltaica (PV) de 250 MW”, según un comunicado que ha emitido la consultora Worley.

La Autoridad de Electricidad y Agua de Dubái (DEWA) están construyendo esta central gracias a un acuerdo con ACWA Power, que ha liderado el consorcio desde que se adjudicó el proyecto en 2017. Esta planta tiene como objetivo apoyar la estrategia 2050 de Energía Limpia de Dubái, que prevé aumentar la participación de energía limpia en el país al 25 % para 2030, lo que supondría un ahorro de 1,6 millones de toneladas de CO2.

Con el fin de minimizar la interrupción de la mano de obra, el horario y el presupuesto, los contratistas de España, China, Bélgica, Dinamarca y los Estados Unidos se han unido para implementar medidas que garanticen la seguridad de los trabajadores en la central y que aquellos que trabajan desde casa tengan una correcta conexión.

En este sentido, Shanghái Electric, EPC para Noor Energy 1, así como los socios subcontratistas de construcción, han implementado un procedimiento de prevención y control de virus y han suministrado equipos de protección individual a todos los trabajadores. Además, debido a las restricciones globales de viaje que limitan el movimiento del personal, han contratado a trabajadores locales para garantizar la actividad.

Por otra parte, el trabajo de consultoría de ingeniería, tecnología y revisión técnica que presta Worley al proyecto se ha adaptado a la nueva realidad y se ha realizado de forma telemática conectando a sus trabajadores a través de videoconferencias y reuniones periódicas del proyecto.

Para Gilein Steensma, vicepresidenta EMEA para Transición Energética de Worley, “es meritorio para todas las partes involucradas que este proyecto estratégico haya progresado minimizando los impactos en el cronograma, a pesar de enfrentarse a importantes desafíos logísticos, de personal y de la cadena de suministro”.

“Es un verdadero testimonio del compromiso de los Emiratos Árabes Unidos de liderar la transición energética y muestra la combinación de la distribución geográfica y la loable capacidad de los contratistas y subcontratistas para adaptar el trabajo a la actual coyuntura causada por la Covid-19 en lo que ya era un desafío técnico”, ha concluido Steensma.