A la espera de que se convoque la nueva subasta de energía renovable termosolar en España, el sector espera su impulso ante la falta de un mercado nacional en casi una década. El secretario general de Protermosolar, Gonzalo Martín, analiza en esta entrevista la situación de este sector y de su industria, destaca que los próximos años van a depender en gran medida del resultado de esta subasta en España, y analiza los beneficios de esta tecnología, además de los retos y oportunidades que se presentan.

SOLARINFO: Un total de 50 centrales termosolares y 2.300 MW en operación a fecha de abril de 2022 son algunos de los datos representativos del sector en España. ¿Cuál es la situación de la industria termosolar en nuestro país? ¿Cuál es el balance en términos de capacidad tecnológica, generación, aportación al mix eléctrico y potencia instalada? ¿Qué evolución se espera a corto y medio plazo?

Gonzalo Martín: En España hay una regla mnemotécnica para conocer el estado actual termosolar, que son los 3×50. Hay 50 plantas, de hasta 50 MW de potencia cada una y en municipios de menos de 50 mil habitantes en su mayoría.

Desde 2014 no se conecta ningún nuevo MW termosolar a la red española por una razón: no ha habido esquemas retributivos que permitiesen el desarrollo de estas centrales, que son proyectos muy grandes, representando inversiones millonarias que requieren deuda de entidades financieras, y para conseguir cerrar una financiación es imprescindible algún esquema retributivo que garantice estabilidad a los ingresos.

La industria española ha deslumbrado al mundo entero. Hasta hace muy pocos años, prácticamente el 90% de los proyectos mundiales, y nos referimos a cualquier rincón del mundo, desde Estados Unidos y Chile, a Marruecos, Sudáfrica, Israel, China, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos o Kuwait, contaban con presencia española. Por desgracia este número se ha reducido entre otros factores por la falta de un mercado nacional en casi una década.

No obstante, parece que esto cambiará con la nueva subasta de energía renovable termosolar que esperamos se publique en el mes de junio. A corto plazo esperamos que se adjudiquen en torno a 200 MW de nueva capacidad termosolar, y según sus resultados, podríamos esperar mayores incrementos a medio plazo. El objetivo de España es alcanzar los 7,300 MW en 2030, aunque regulatoriamente hablando vamos muy lentos porque aún no se ha publicado la primera subasta.

SOLARINFO: El principal objetivo de Protermosolar es impulsar la expansión y el desarrollo de la tecnología termosolar tanto en España como en el resto del mundo. ¿Cuáles son vuestras principales acciones para llevarlo a cabo? ¿Cuáles son las líneas estratégicas de vuestra actividad y qué principales objetivos tenéis para los próximos años que sin duda estarán caracterizados por la revolución energética? 

Gonzalo Martín: A nivel nacional, nuestra principal acción es alinear el diseño de la futura subasta con la industria, asegurando que haya competitividad y que la propia subasta permita diseños óptimos.

Las plantas actuales son de hasta 50 MW por un límite normativo del pasado, sin embargo, son casi las únicas plantas del mundo de este tamaño (junto a una en Kuwait y otra en Sudáfrica). El resto de los proyectos son del orden de 100 MW, incluso los nuevos que se van desarrollando para las subastas españolas.

Desde Protermosolar trabajamos estrechamente con nuestros asociados para entender sus preocupaciones y las afecciones al diseño de un determinado límite normativo; y por otro lado preparamos informes y documentación para que desde la administración pública se disponga de la mayor información posible. Fuera de nuestras fronteras, en coordinación con las asociaciones renovables de cada país, mostramos el funcionamiento termosolar a otros gobiernos, como el portugués o el italiano, para que sean conscientes de las ventajas que aporta al sistema esta tecnología.

Los próximos años van a depender en gran medida del resultado de esta primera subasta en España. Esperamos que haya resultados positivos que permitan incrementar el tamaño de las futuras subastas, de tal manera que haya mayor presencia de renovables gestionables, menor dependencia de combustibles fósiles y en definitiva un precio del mercado eléctrico mucho más estable y predecible.

SOLARINFO: En cuanto a la energía termosolar, ¿qué principales beneficios y ventajas ofrece a diferencia de otras tecnologías y qué contribución puede realizar vuestro sector en la transición energética? ¿Cuáles son las tecnologías termosolares predominantes hoy en día en nuestro país? ¿Qué proyectos destacan en la actualidad en los que participan las empresas del sector solar termoeléctrico? 

Gonzalo Martín: La principal ventaja es su almacenamiento masivo a muy bajo coste. Por su naturaleza y dinámicas, no es un almacenamiento orientado a una carga y descarga inmediata para satisfacer picos de demanda, o arbitraje de precios; sino orientado a una generación estable, constante y fiable durante toda la noche, durante todas las noches. El almacenamiento de las plantas termosolares debe ser una pieza más en este nuevo mix energético, que incluirá renovables intermitentes, almacenamientos electroquímicos de respuesta inmediata pero menor duración, almacenamientos estacionales, bombeos y una incipiente penetración de hidrógeno.

Hay dos grandes tecnologías, cilindroparabólico y torre. La primera son estructuras parabólicas orientadas en el eje norte-sur y se mueven de esta a oeste durante el día, es decir, presenta seguimiento a un eje. Es la mayoritaria, en gran medida porque las primeras plantas termosolares del mundo, en Estados Unidos construidas a mediados de los años 80, fueron de esta tecnología lo que incentivó que nuevos desarrollos fuesen similares, siendo más fácil su financiación al existir referencias mundiales en operación.

La otra gran tecnología consiste en una torre de unos 150-200m de altura y un campo de helióstatos (seguidores que se mueven libremente en dos ejes, con espejos para reflejar la radiación en la torre). Alcanza mayores temperaturas de operación y por tanto los rendimientos son superiores. Sin embargo, al ser una tecnología menos extendida, nuevos desarrollos se enfrentan al desconocimiento de entidades financieras o aseguradoras. Las últimas grandes plantas a nivel mundial, en Emiratos Árabes Unidos, China o Sudáfrica, incluyen tecnología de torre.

Las subastas españolas deben revitalizar las ingenierías e industrias españolas, así como suponer un estímulo para que otros países terminen de lanzar sus licitaciones, como Botsuana o Namibia. 

SOLARINFO: Desde tu punto de vista, ¿a qué retos se enfrenta actualmente el sector? ¿Qué expectativas y oportunidades se presentarán con la convocatoria pendiente de subastas para nuevas plantas termosolares?

Gonzalo Martín: El sector tiene un reto muy importante: responder a la necesidad de energía renovable en cualquier momento del día, y no solamente cuando hace sol o sopla el viento. La solución es encontrar el mix adecuado de sistemas de almacenamiento y tecnologías renovables gestionables para reducir nuestra dependencia del gas natural. No se debe apostar únicamente por una solución (sea ésta baterías o hidrógeno) sino entender qué aporta cada tecnología y buscar la correcta participación de cada una en el sistema eléctrico.

La esperada subasta exigirá un mínimo de horas de almacenamiento, previsiblemente de 6 horas a plena potencia, así como posibilitar la hibridación con tecnología fotovoltaica o biomasa. Nos parece interesante por un lado exigir una duración de almacenamiento relevante para proporcionar energía durante gran parte de la noche, así como permitir que se optimicen los diseños para reducir los costes lo máximo posible.

SOLARINFO: Respecto a la Estrategia Solar de la UE presentada por la Comisión Europea, ¿cuál es vuestra valoración? ¿En qué lugar queda la tecnología termosolar?

Gonzalo Martín: Desde Protermosolar pensamos que la Estrategia Solar de la UE presta excesiva atención a la solar fotovoltaica y de alguna manera no realza lo suficiente la importancia de la termosolar. Previsiblemente sea porque la tecnología termosolar, hasta ahora, es un mercado nicho en España, sin apenas referencias destacables en los países del mediterráneo.

Nosotros hemos abogado para que la Comisión Europea, igual que hizo hace unos años exigiendo a los Estados miembros que indicasen objetivos porcentuales de generación renovable, debería adelantarse a los problemas de dependencia de combustibles fósiles exigiendo que una determinada fracción de las energías renovables a instalar sea gestionable y/o con almacenamiento.

SOLARINFO: En los últimos años ha habido numeroso cambios regulatorios y normativos que afectan al sector energético. ¿Qué valoración realizáis de lo desarrollado hasta ahora en España? ¿Y qué aspectos creéis que se podrían mejorar para el despliegue de la industria termosolar? ¿Cómo creéis que influirán los fondos de recuperación europeos Next Generation EU para el desarrollo del sector? ¿Y en concreto el PERTE de Energías Renovables, Hidrógeno Renovable y Almacenamiento?

Gonzalo Martín: El sector eléctrico está intensamente regulado y se ha ido actualizando o modificando en los últimos años. La tecnología termosolar no disponía de ningún régimen económico para construir ninguna nueva planta desde 2014. Ahora, con las subastas, se invierte esta tendencia.

Los fondos de recuperación son una oportunidad histórica para realizar cambios de calado en nuestro sistema eléctrico, que redunden en una contención de los precios eléctricos que pagamos todos los consumidores y, no lo olvidemos, contribuyentes.

En concreto, Protermosolar ha presentado un proyecto por el cual se podría instalar almacenamiento en determinadas centrales termosolares que no disponen, a un coste marginal, obteniendo energía renovable nocturna a precios muy competitivos -y por supuesto muy por debajo de los actuales-, ayudando a reducir la dependencia del gas natural.

Fuente: Solarinfo