MA’ADEN, una empresa minera de Arabia Saudita, y GlassPoint, un proveedor de soluciones de energía solar con sede en EE. UU., han firmado un acuerdo inicial para construir la planta de vapor con energía solar más grande del mundo en la refinería de MA’ADEN. La instalación generará vapor para fabricar aluminio, no para electricidad o para mejorar la recuperación de petróleo. Este material se utiliza para muchas aplicaciones prácticas en nuestra vida diaria en forma de productos como automóviles, ordenadores y smartphones.

A por la descarbonización
Afortunadamente, la economía global se está descarbonizando y para ello, es preciso conseguir energía renovable para generar vapor y fabricar productos como aluminio, litio y cobre. En este caso, la nueva instalación ayudará a la empresa minera a reducir sus emisiones de carbono en aproximadamente 600.000 toneladas anuales (que representa una reducción de más del 50 por ciento de la huella de carbono en la refinería de MA’ADEN y un cuatro por ciento de la huella de carbono total de MA’ADEN). “Como el tercer pilar de la economía saudí, aspiramos a ser un modelo a seguir en ESG (‘Enviromental, Social and Governance’, por sus siglas en inglés) en el Reino”, dijo Robert Wilt, CEO de MA’ADEN, en un comunicado. “Este importante desarrollo reducirá drásticamente nuestra huella de carbono y nos acercará a nuestro mandato de neutralidad de carbono para 2050. A medida que el mundo avanza hacia el aluminio verde, MA’ADEN tiene la intención de ayudar a liderar esta transición”.

Lucha por la sostenibilidad ambiental
El objetivo de ambas compañías es reducir la huella de carbono en el medio ambiente. No en vano, tanto MA’ADEN como Glasspoint son líderes de la industria y su ejemplo sembrará el camino para que lo emulen otras empresas. Así, al ver los objetivos finales del plan proyectado, muchas otras industrias han decidido sumarse a este fin. Sin ir más lejos, la todopoderosa Apple anunció recientemente su asociación con dos gigantes proveedores de aluminio, llamados Rio Tinto y Alcoa, con el fin de introducir un método de fundición que produciría oxígeno en lugar de dióxido de carbono y, por lo tanto, haría que la producción de aluminio fuera más sostenible.

Futuro: vapor alimentado por energía solar
La nueva instalación, bautizada como MA’ADEN Solar 1, permitirá que el vapor, producido a través de la energía solar (en una instalación termosolar de 1.500 megavatios), refine el mineral de bauxita en alúmina. “El vapor se usará para refinar el mineral de bauxita y convertirlo en alúmina. La alúmina es una materia prima fundamental para el aluminio, que es uno de los metales más cruciales del mundo para muchas industrias globales que avanzan hacia un futuro centrado en el medio ambiente y la sostenibilidad”, explicó el vicepresidente senior de MA’ADEN, Riyadh Al Nassar. La mayoría de las refinerías usan carbón o gas para hervir el agua para el vapor que se usa para refinar la bauxita, la principal fuente de aluminio del planeta. En comparación, GlassPoint utilizará grandes espejos curvos que cuelgan dentro de los invernaderos para reflejar la luz del sol en las tuberías, de modo que el agua del interior pueda hervir y generar vapor. La luz del sol se reflejará en estos espejos colgantes, que se colocarán estratégicamente dentro del invernadero, y de esta manera aprovecharán el proceso de generación de vapor a partir de este calor reflectado.

Cambiando la fabricación global
Vale la pena mencionar que GlassPoint instalará esta configuración en la planta de energía de Arabia Saudita cuando esté en condiciones de servicio. Este avance es solo un ejemplo de cómo los reguladores gubernamentales, los accionistas y los clientes están presionando a esos mismos fabricantes para que limiten su huella de carbono. Como productor mundial de energía, Arabia Saudita se compromete a avanzar en la lucha contra el cambio climático. Por ello, ha presentado la Iniciativa Verde Saudita (SGI) para ayudar al país a convertirse en un líder internacional en sostenibilidad. La planta de vapor solar industrial más grande del mundo es un ejemplo de ello.

Por Sarah Romero

Fuente: El Confidencial.