En 2030, Extremadura quiere alcanzar un incremento de 10.360 MW de generación renovable, de los cuales 8.000 MW fotovoltaicos, 1.500 MW de termosolar, 660 MW de energía eólica, 196 MW en combustión de biomasa y 4 MW en biogás, con un objetivo de almacenamiento de 800 MW.

La Comunidad Autónoma se alinea tanto con el Pacto Verde que propugna Europa, como con el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima que impulsa el Gobierno de España. El PEIEC es el instrumento de planificación que propone la Junta de Extremadura para contribuir, desde una perspectiva regional, a la consecución de las metas determinadas en los Acuerdos de París y en la nueva Ley del Clima Europeo.

El Plan va a servir para cambiar el modelo energético extremeño en la próxima década, como elemento esencial para contribuir a la lucha contra el cambio climático y como soporte de la reactivación económica y del empleo.

Las medidas contempladas en el PEIEC permitirán alcanzar en 2030 una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en más de 10 % respecto a 2017, e incrementar un 9,8 % la capacidad de absorción de los sumideros extremeños de las emisiones de gases de efecto invernadero.

La Junta de Extremadura prevé un significativo incremento de la presencia de energías renovables en el consumo de la energía que demanda la sociedad, con lo que se alcanzará el 40,6 % de energía primaria renovable y del 35,7 % de energía final renovable.

Además, se estima una reducción del consumo de energía en un 22 % gracias a la mejora de la eficiencia energética y un 100 por 100 de contribución renovable a la generación energética.

El Plan plantea 57 medidas de carácter sectorial y transversal enmarcadas en cuatro ámbitos de actuación: Mitigación, adaptación, investigación e innovación y activación social.

El PEIEC va a ayudar a que la recuperación llegue lo antes posible, pues ofrece un marco estable y previsible que estimula la inversión privada, con una movilización estimada en 17.240 millones de euros entre 2021 y 2030. El 93 % de estas inversiones se realizarán por parte del sector privado y el resto por las distintas Administraciones públicas.