Desde Protermosolar hemos acabado finalizado el año conversando con la Comisaria de Energía de la Comisión Europea, Kadri Simson, sobre el rol de las energías renovables en nuestro continente. En particular, sobre la necesidad de usar energías renovables gestionables.

Europa es la primera región el mundo que pretende alcanzar la neutralidad climática de emisiones. Sin embargo, la actual crisis energética nos ha enseñado que es necesario acelerar dicho cambio. Debemos plantearnos si queremos seguir dependiendo de los combustibles fósiles cuando no hay sol o viento, o si en su defecto priorizamos el uso de energías renovables gestionables.

Históricamente se comparaban todas las energías renovables entre sí, buscando cuál era la más barata. Hoy la sociedad ha aprendido el concepto de respaldo, es decir, disponer de una fuente fiable preparada cuando el sistema lo necesite. Este respaldo tiene un pilar esencial: el uso de almacenamiento energético. Bien podrán ser sistemas de almacenamiento aislados, como baterías; bien inherentes a la propia tecnología, como hidráulica; usando vectores energéticos, donde destaca el hidrógeno o, en nuestro caso, mediante la instalación de un sistema de larga duración y muy bajo coste.

El futuro renovable en España no se va a entender sin el uso de tecnología solar de concentración por un simple hecho: es la energía renovable gestionable con mayor potencial de crecimiento. El uso de la tecnología hidráulica ha sido masivo en el mundo y hoy en día representa más de un 90% del almacenamiento global instalado, pero en nuestro país su capacidad de crecimiento está limitada a unos 4 GW, según las estimaciones de empresas de ese sector. Por otro lado, si bien la termosolar actualmente representa una cuota anecdótica en la potencia del sistema, inferior al 2%, diversos estudios realizados por Ciemat concluyen que añadir más termosolar a un mix energético renovable no sólo no encarece el sistema, sino que lo abarata, permitiendo una mayor tasa de penetración de fotovoltaica y eólica.

Para fomentar el uso termosolar, desde Protermosolar hemos puesto en marcha cuatro iniciativas que esperemos culminen en 2022:

• Fomentar que las nuevas subastas renovables estén orientadas a que cada tecnología produzca cuando más valor aporta. En el caso concreto de la termosolar, una generación orientada a la franja nocturna que complemente la generación fotovoltaica cuando el sol no brilla.

• Poner a disposición de Red Eléctrica los 870 MW de almacenamiento termosolar nacional con 8 horas de duración, para que los gestione y despache cuando el sistema más lo requiera. Actualmente hay ciertas limitaciones normativas que impiden que eso sea así, pero se puede probar temporalmente al amparo de la creación de bancos de prueba regulatorios (sandbox)

• Duplicar la capacidad de almacenamiento termosolar en España mediante la aplicación de Fondos Europeos de Recuperación y, por tanto, poder generar energía renovable gestionable y nocturna a precios de mercado razonable.

• Limitar el precio de mercado que se recibe para que, manteniendo la rentabilidad razonable durante la vida útil de la instalación, en coyunturas como la actual, toda la generación termosolar esté a disposición del sistema a menos de 60€/MWh en comparación con casi los 200€/MWh actuales o los casi 150€/MWh que indican los futuros eléctricos para 2022.

Por supuesto, 2022 no está exento de riesgos y amenazas. La más preocupante, bajo nuestro punto de vista, sería incumplir el PNIEC. No sólo en el plano tecnológico, que puede desincentivar un sector concreto y extinguir su industria nacional, sino también a a escala nacional. El PNIEC no establece objetivos individuales por tecnología, sino que presenta un mix energético concreto que cubre la demanda y los objetivos de descarbonización. Alterar cualquiera de sus componentes, como pudiera ser una menor presencia termosolar, no se ‘compensa’ instalando más fotovoltaica de la prevista, ya que las diferencias en sus perfiles de funcionamiento requerirían en ese caso una mayor presencia nuclear o fósil para garantizar el suministro durante la noche, complicando o impidiendo alcanzar los objetivos acordados con la Comisión Europea.

El año 2021 se cierra con el anuncio de una de nuestras empresas emblemáticas del sector proponiendo un diseño de planta termosolar hibridado con fotovoltaica, fruto de sus desarrollos termosolares no sólo en España sino en todo el mundo. Necesitamos que 2022 apuntale el renacimiento termosolar y que la normativa sea adecuada para permitir diseños mucho más óptimos que los realizados hace casi 15 años.

Desde Protermosolar seguiremos dispuestos a seguir ayudando al sector termosolar, a su desarrollo y a buscar alternativas para disponer de un sistema eléctrico más limpio, igual de robusto y fiable que el actual, pero con menores precios y dependencia energética de la importación fósil. Feliz 2022.

Fuente: Energías Renovables.