La compañía estatal Petroleum Development Oman (PDO) encargó a la californiana Glasspoint el desarrollo de la mayor planta de producción de vapor solar del mundo, Miraah, en el desierto del sur de Omán. La construcción del campo de colectores de energía solar térmica concentrada de 1 GW comenzó a finales de 2015 y se espera que la primera generación de vapor comience en 2017. El vapor se utiliza para calentar el petróleo crudo pesado con el fin de mejorar las propiedades de flujo y que sea más fácil bombear a la superficie. Este proceso se denomina recuperación mejorada de petróleo (EOR, por sus siglas en inglés) y el calor es suministrado por calderas de vapor a gas.

El proyecto solar tiene proporciones imponentes: una planta de 1.021 MW que consta de 36 módulos invernadero y que abarca un área total de 3 km², con un coste de alrededor de 600 millones de dólares. El equivalente a 360 campos de fútbol. Una vez completada, la planta producirá 6.000 toneladas de vapor solar al día. El gas que se ahorre con el nuevo proceso puede ser redirigido a aplicaciones de mayor valor, como la generación de energía o el desarrollo industrial.

«El uso de energía solar para la recuperación de petróleo es una solución estratégica a largo plazo para desarrollar la cartera de productos de PDO y para reducir nuestro consumo de gas natural, que se necesita en otros lugares para diversificar la economía de Omán y crear crecimiento económico,» ha comentado Raoul Restucci, Director General de PDO.