El Sol podría ser la mayor fuente de electricidad del mundo para 2050, por delante de los combustibles fósiles, la energía eólica, la hidroeléctrica y la nuclear.

Específicamente, la electricidad termosolar de los sistemas de energía termosolar concentrada (CSP) podría proporcionar más del 10 % de la electricidad mundial para mediados de siglo y evitar la emisión de miles de millones de toneladas de CO2 al año.

Este resultado de CORDIS muestra algunos de los proyectos de vanguardia en investigación e innovación que impulsan el desarrollo de la energía termosolar de concentración y fomentan la captación de energía solar térmica.

Las centrales de energía termosolar generan electricidad indirectamente: la luz concentrada se utiliza para calentar un fluido. El vapor producido a partir del fluido calentado alimenta un generador que produce electricidad. Los concentradores solares utilizados en los sistemas de termosolar CSP también se pueden utilizar para proporcionar calefacción o refrigeración a procesos industriales. A menudo, el exceso de energía térmica (calor) puede almacenarse en tanques o materiales y utilizarse para generar electricidad a demanda.

Horizonte 2020, el programa de financiación de la UE para la investigación y la innovación en el período 2014-2020, ha asignado casi 6.000 millones de euros a la investigación sobre energías no nucleares a través de su desafío social «Energía segura, limpia y eficiente». Más específicamente, el desafío energético apoya la transición hacia un sistema energético confiable, sostenible y competitivo.