La Oficina de Desarrollo de Proyectos de Energías Renovables de Arabia Saudí (REPDO) ha publicado el Programa de Energía Renovable 2030 de Arabia Saudí el pasado 9 de enero, en el que destaca el objetivo de las energías renovables del país para 2023, que se ha revisado al alza de 9.5 GW a 27.3 GW, y el de 2030 que se estableció en 58,7 GW, de los cuales 40 GW corresponden a fotovoltaica, 16 GW a eólica y 2,7 GW a termosolar.

Con 11 licitaciones solares planeadas para este año, Arabia Saudí está apostando por la energía solar. Para el sector termosolar, esto supone, junto con países como los Emiratos Árabes Unidos y Marruecos, la planificación de 2,7 GW en 2030 en KSA, lo que hará que la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA) se convierta en el principal mercado termosolar mundial. Por otro lado, los proyectos renovables se implantarán en más de 35 parques repartidos por toda Arabia Saudí y cuatro de ellos serán desarrollos de tecnología termosolar.

Durante 2019 se van a llevar a cabo 11 proyectos de energía solar, con una capacidad combinada de 2,225 MW. El mayor de ellos es el proyecto Alfaisalia, con una capacidad de 600 MW. Por otro lado, REPDO tiene la intención de licitar otros cuatro proyectos con una capacidad instalada de 300 MW cada uno.

El plan de desarrollo para 2019 incluye otros seis proyectos: Qurrayat, con una capacidad de 200 MW; otro con el mismo nombre pero con 40 MW; Wadi Adwawser (70 MW); Madinah (50 MW); Rafha (45 MW); y Mahad Dahab (20 MW).

El pasado año, a través de su primera serie de licitaciones de energía solar y eólica, REPDO asignó 700 MW de capacidad de generación de energía renovable, compuesta de 400 MW de energía eólica y 300 MW de energía solar.