El auge de las renovables cuestiona el papel de las centrales de carbón y gas

//El auge de las renovables cuestiona el papel de las centrales de carbón y gas

El auge de las renovables cuestiona el papel de las centrales de carbón y gas

El desarrollo de las energías renovables, en especial de la eólica, y la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero han modificado el tablero energético en España, y han abierto el debate sobre el papel de las centrales de carbón y gas natural (ciclos combinados) en esta etapa, según informa la Agencia EFE.

La pretensión de Iberdrola de cerrar sus dos últimas centrales de carbón de España, las de Lada (Asturias) y Velilla (Palencia), y las dudas planteadas por Endesa sobre la continuidad de las plantas de Andorra (Teruel) y Compostilla (León) han sido recibidas con recelo en el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. Su titular, Álvaro Nadal, llegó a acusar en mayo a Enel, principal accionista de Endesa, de favorecer a los ciudadanos italianos “a costa del consumidor español”.

La Agencia EFE refleja que días antes de las declaraciones del ministro Nadal, el consejero delegado de la compañía italiana, Francesco Starace, había explicado que el marco retributivo actual y las inversiones necesarias para cumplir las exigencias medioambientales harían inviable mantener en funcionamiento las centrales de Andorra y Compostilla más allá de 2020.

A partir de ese momento, Nadal trató de convencer a otras fuerzas políticas para regular de forma más estricta el cierre de las centrales eléctricas, aunque sin resultados.

Finalmente, el pasado 13 de noviembre, Energía remitió a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) un real decreto que amplía los criterios que puede emplear el Gobierno para decidir si autoriza o no el cierre de una central, según apunta EFE.

Además de evaluar su impacto en la seguridad del suministro, Energía podrá tener en cuenta también el efecto de un eventual cierre en los precios de la energía, en la competencia, en la planificación energética y en la lucha contra el cambio climático.

Las centrales de carbón tienen ventajas e inconvenientes: el carbón es más barato que el gas natural y es una de las pocas fuentes de energía autóctona, pero contamina más.

El cierre de las centrales térmicas es bien recibido por los ecologistas, porque ayudaría a cumplir los objetivos de reducción de emisiones, pero lo rechazan tanto los sindicatos -por su impacto en el empleo- como las comunidades autónomas en las que están situadas, prosigue en su información la Agencia EFE.

Las empresas eléctricas no sólo se plantean desmantelar las centrales de carbón; también reclaman desde hace tiempo la posibilidad de cerrar, de forma temporal o indefinida, los ciclos combinados que no son viables, siempre que la medida no ponga en riesgo la seguridad del suministro.

El desarrollo de las energías renovables ha hecho que las centrales térmicas hayan cambiado su rol en el mix energético y se hayan convertido en tecnologías de respaldo.

Las empresas del sector defienden que ese papel de respaldo debe ser retribuido adecuadamente y que, si no es así, lo lógico es que las plantas no viables se puedan cerrar, finaliza EFE.

2017-12-18T16:45:43+00:00 18, diciembre, 2017|